Argentina
México
España

 


Restós14/04/2014

Astor: a manducar cocina de producto

Con un año de vida, Astor ya es una de las muy buenas opciones gastronómicas argentinas. Un estricto menú basado en lo que hay cada día en el mercado, preparado con la calidad e imaginación de su chef Antonio Soriano. Para conocer. Para volver a ir.

Antonio Soriano, desde el mismo nombre del restaurante, da claros indicios sobre la propuesta que rige en su restaurante: ¡acá se viene a manducar! Ubicado en el límite entre Palermo y Colegiales, Astor, Manduque Porteño se presenta con una barra detrás de la cual aparece una muy prolija cocina a la vista. Mesas y sillas amplias y confortables, y una cuidada elección de la vajilla, terminan por conformar un ambiente ideal para el disfrute de una buena mesa.

El servicio, muy atento, llega inmediatamente a la mesa con un pan casero y manteca salada -en una combinación adictiva- y una copita de vermouth para ir abriendo el apetito. La carta cambia bajo la consigna “se come lo que hay”, varía según lo que vaya dictando el mercado (es literal, Soriano va al menos una vez por semana al Mercado Central y compra allí todo lo que encuentra en estado óptimo), pero en lo formal ofrece siempre cuatro entradas y similar cantidad de principales y postres en preparaciones sin artificios pero con algunos jueguitos, con fuerte acento puesto en la calidad de la materia prima seleccionada. No obstante, hay algunos clásicos que se mantienen, como la pizza + fugazzeta, servida en una caja de cerámica con cebollas confitadas y espuma de queso, muy rica.

Nosotros visitamos Astor en ocasión de BA Food Week, donde sirvió un menú de seis pasos ($220 sin bebidas) que incluyó una picada de fiambres y escabeches bien balanceada. A continuación llegó la mencionada pizza en caja y luego una pasta con anchoa fresca ahumada, tal vez algo fuera de dente (probablemente atribuible a que el local tenía estaba súper colmado). Excelente la yema de huevo apanada que acompañó una crocante milanesa de cordero y muy refrescantes los postres, especialmente el almendrado casero.

La carta de vinos es un buen compendio de algunas etiquetas clásicas y bodegas boutique, con precios para todos los bolsillos. Si la mesa es amplia, una buena idea es comenzar por algún blanco o rosado Aguijón de Abeja, de los Durigutti ($85), y continuar con una copa de tinto ($36) o alguna botella más exclusiva si el bolsillo lo permite.

A menos de un año de su apertura y a fuerza de una comida honesta y contundente, en Astor los amantes de buen comer se dan cita noche a noche para disfrutar de los placeres de la buena mesa. El merecido éxito acompaña: ¡salud!

Astor, Manduque Porteño
Ciudad de la Paz 353. Tel.: 4554-0802
Lunes a sábado de 20.30 a cierre

Por Sebastián Laffaye

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario