Argentina
México

 

Cultura Urbana24/03/2010

Calesitas: una vuelta a la nostalgia

El otoño ya está entre nosotros, pero por suerte el frío aún no se hizo presente. Antes de que lo haga, aprovechen y salgan con los más chicos a dar vueltas por algunas de las maravillosas calesitas que quedan en las plazas de la ciudad.

Las hojas de a poco se van poniendo amarillas, para luego convertirse en marrón y así formar una alfombra sobre las veredas de la ciudad. Eso va a pasar, no lo dudes. Pero en el entretiempo, todavía quedan unas semanas de calor y sol. Por esto, este fin de semana se lo dedicamos a los más chicos y a sus acompañantes, para que los bajitos la pasen bien y los grandes recuerden con nostalgia su infancia. A continuación, una visita por algunas de las calesitas más recomendables de la ciudad (ojo, que si llueve, no abren).

PLAZA ALMAGRO
Comenzamos nuestro recorrido con la Plaza Almagro (Bulnes, Juan Domingo Perón, Jerónimo Salguero y Sarmiento), la cual conoció la calesita cuando en 1979, Antonio Vila llegó con su carrusel desde Lima Oeste y Av. Pavón, donde estaba funcionando desde 1962. Cuenta con los caballos de madera fabricados por los Hermanos Sequalino en Rosario, con un biombo articulado al plato giratorio y tres filas de caballos que suben y bajan. Abre todos los días de 10.30 a 12.30 y de 16 a 20.

BELGRANO R
Luis D´angelo instaló esta calesita que, desde 1975, funciona en la estación de tren Belgrano R - Línea Mitre (Juramento y la vía), acompañada de algunos juegos mecánicos. Al fallecer Luis, la sigue atendiendo su esposaElsa. Este carrusel fue fabricado por dos hermanos de Quilmes. Posee figuras logradas en fibra de vidrio, entre las que se encuentra doce caballitos en movimiento, un carro, autitos antiguos y modernos. Abre de martes a domingos, de 15.30 a 19.

PLAZA IRLANDA
Al encargarle una calesita al circo de los hermanos Seguro, José Arsegot decidió instalarla en 1950 en la Plaza Irlanda (Neuquén, Almirante JF Seguí, Teniente General Donato Álvarez y Av. Gaona). Luego de un acto de vandalismo producido en 1986, cuando la prendieron fuego, la calesita fue reconstruida, convirtiéndose en un carrusel con caballitos, vacas y canguros que suben y bajan. Los chicos también pueden sentarse con sus padres en un banco doble, girar dentro de una taza, viajar en un hermoso coche antiguo o agarrarse de uno de los palos para sacar la sortija y, así, ganar una vuelta más. La calesita abre todos los días de 10 a 20 horas.

PARQUE LEZAMA
Un primer carrusel llegó de la mano de Ramón Tojo en 1948 a este tradicional parque de la ciudad de Buenos Aires. Luego, cuando lo trasladaron al parque 3 de febrero, el 12 de octubre de 1960 Ricardo Borrajo, natural de Orense, España, instaló su propia calesita en el Parque Lezama (Martín García, Defensa, AV. Paseo Colon y Brasil), fabricada porSequalino Hermanos, que había funcionó previamente durante ocho años en la esquina de Av. San Martín y Mosconi. Tiene nueve caballos, tres llamas, tres tigres y tres perros que suben y bajan, todos tallados en madera. Además, los chicos pueden subir a los cuatro cochecitos, volar en avión, disfrutar de la compañía de sus padres en dos bancos trabajados en los costados con bajorelieves o navegar en dos lanchas. Una calesita bien completa. Abre todos los días de 10 a 12 y de 14 a 19.30.

Chicos, aprovechen los días de sol; dejen la PlayStation de lado, al menos por un rato, y experimenten cómo se divertían sus padres cuando ellos eran chicos.

Glam Out

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

TOP DE NOTAS !