Argentina
México
España

 


Rhythm N' Sound18/11/2013

Tango Siglo XXI: los 10 nombres que debés conocer

Con espíritu under y enorme creatividad, festivales independientes y flamantes colectivos artísticos, la escena del nuevo tango irrumpe en la ciudad porteña. Conozcas o no del tema, si querés entender qué pasa con el 2x4 en versión SXXI, escuchá estas 10 agrupaciones indispensables.

Sin ser abrumadoramente masivo como en los ’40 (hay cosas que definitivamente no volverán), el tango vuelve a vivir una época de oro gracias al eterno carácter revulsivo del género. Y otra vez son los jóvenes los protagonistas. Con circuitos tangueros reconocibles, desplegados en diferentes barrios (el Abasto a la cabeza), festivales oficiales o independientes que lo difunden, un espíritu under que hace tiempo el rock ha perdido, la edición constante de nuevos discos y la existencia de distintos colectivos artísticos, el tango se muestra, nuevamente, vivo. Los antiguos referentes del género (con Leopoldo Federico como caso más emblemático) bendicen el momento, y un público ávido por oír y bailar tango -que incluye turistas que se animan a salir del for export y recorrer los nuevos escenarios- lo mantiene fresco y en estado de búsqueda. Aquí, diez expresiones actuales que explican por qué el tango continúa vigente.

Orquesta Típica Fernández Fierro
Sí, es un clásico. Y sí, figura en todas las referencias al “tango joven”. Pero es insoslayable. La Fernández Fierro no sólo es el molde para cualquier orquesta que pretenda tocar temas propios con actitud y presencia sino también un ejemplo de autogestión. Desde el CAFF, su centro de operaciones (corazón de la movida tanguera que palpita en el barrio del Abasto), la orquesta llena el aire de los miércoles -su día “oficial”- con la polenta de sus tangos y la voz del gran “Chino” Laborde, su carismático vocalista. También se puede espiar su trabajo en los varios cds que lleva editados (el último, Tics, aparecido este año), pero es en ese galpón vintage y encantador donde la Fernández Fierro se muestra tal como es: demoledora.

Cucuza Castiello y Moscato Luna
Cucuza y Moscato
, dos nombres que suenan a contraseña. La clave cifrada de un momento del tango que encontró una alquimia que funciona a las mil maravillas, sea en la intimidad del bar El Faro -punto de partida y llegada de su ya célebre ciclo “El tango vuelve al barrio”- o en un abarrotado teatro de la calle Corrientes. El cantor Hernán “Cucuza” Castiello y el violero Maximiliano “Moscato” Luna trafican una mercancía que vale la pena probar, hecha de tangos excelsos o vilipendiados, venidos de la época dorada o nacidos en estos tiempos. El carisma del vocalista y la sutil inocencia de Moscato, hacen el resto.

Diego Schissi
Un género musical demuestra que está vivo cuando, entre muchas cosas, le abre la puerta para ir a jugar a músicos que aportan desde otros géneros y miradas. El caso del pianista y compositor Diego Schissi es importante en ese sentido, porque con sus discos Tongos, tangos improbables y Tipas y tipos cruzó el tango con el jazz pero sin dejar de sacudir, en la misma coctelera, sus otros amores musicales: el folklore, la música de cámara. A bordo de su Quinteto, sus composiciones desguazan el tango y lo reconstruyen sobre una base jazzera que jamás logra disolver su pertenencia al género. El post Piazzolla que vale la pena escuchar.

El Arranque
El buen momento del tango actual tuvo un comienzo. Fue a mediados de los ’90, cuando un grupo de músicos y cantantes inquietos comenzaron a buscar en el tango una representación que otros géneros no les ofrecían. La orquesta El Arranque empezó a cocinar su puchero en esos años. Y aún hoy, esa olla nutre al tango desde su condición de clásico. Una formación en cuyas filas militaron nombres indispensables de la última década (Ramiro Gallo, Ariel Ardit) y que siempre está incorporando nuevas expresiones a su depurado estilo, como ha sido el caso de Leo Masliah o Kevin Johansen.

Sexteto Meridional
Quien esté más o menos enterado de la historia de la música popular argentina sabrá quién fue Osvaldo Pugliese. Sea como músico excepcional o como amuleto contra la mala suerte. De la orquesta de Pugliese se escindió, en 1968, el Sexteto Tango, un grupo genial que condensó el estilo del maestro y plantó nuevas coordenadas para cualquier grupo con seis miembros. Con respeto y sigilosamente, el Sexteto Meridional retoma esta senda. Conformado por músicos muy jóvenes, y con un disco en la calle (Chapado a la antigua), el grupo se hace cargo de una historia pesada. Y lo hace con mucha honra.

Ofidio Dellasopa y sus cuerdas flojas
A este trío irresistible conformado por Ofidio Dellasopa, Eliseo Campos y Anímedes del Bace (seudónimos de Silvio Cattaneo, Felipe Traine y Claudio Ceccoli, respectivamente) hay que ir a verlo tocar en vivo. Sí o sí. No es que no alcancen sus tres discos editados (el último es Ruinas de tango, de 2013) para calibrar su desopilante acercamiento al género, pero es en el escenario donde este terceto de anacrónicos engominados ofrece su mejor versión, con tangos de su autoría, pícaros, que juegan con los códigos de antaño hasta hacerlos trizas con gracia y una cierta dosis de ingenuidad.

Ramiro Gallo
Hoy está en la mitad de los 40, pero cuando apenas pasaba los 30 este violinista, compositor y arreglador santafecino ya era el responsable de los arreglos de El Arranque. Hoy es la Orquesta Arquetípica el vehículo para sus composiciones de alto vuelo y sus inspirados arreglos, aunque siempre tiene tiempo para reflotar a su virtuoso Quinteto. Hay riesgo en Ramiro Gallo. Ha compuesto piezas tangueras (chequear el notable “Sin pétalos”), valses y conciertos donde mixturó grupos de tango con orquestas de cámara, y es un intérprete de excepción. Seguir sus pasos es imprescindible para entender la evolución del género en los últimos 15 años.

Agustín Guerrero Orquesta Típica
Vanguardia y juventud
. ¿Alcanza la unión de estos elementos para configurar una propuesta artística interesante? Habría que preguntarle al joven pianista Agustín Guerrero. Con apenas 25 años, el chico que tenía sólo 9 cuando vio en vivo a la Fernández Branca (hoy Fernández Fierro) y quedó omnubilado, hoy dirige su propia orquesta, escribe sus propios tangos y ejecuta sus arreglos, siempre tras formas renovadoras y lejos de ataduras formales. Con Horacio Salgán -uno de los más grandes pianistas, compositores y arregladores de la historia- como faro, este niño prodigio está al frente de una formación con disco en la calle (el sorprendenteResurgimiento) y poderoso, inabarcable presente. ¿Cómo era eso de que el tango era música de/para viejos?

Altertango
El rock y el tango tienen más lazos en común que los reconocibles. Existen y existieron muchos grupos que buscaron en el tango las huellas de una identidad (porteña, argentina, lo mismo da), para luego reimprimirlas en sus propuestas roqueras. El quinteto Altertango, un combo poderoso con sede en Mendoza cuyo centro neurálgico está en la pianista, arregladora y compositora Elbi Olalla y la cantante y compositora Victoria Di Raimondo, solidifica esa búsqueda con potencia, sonido impecable, un poderoso manejo de la escena y electrizantes covers del Indio Solari o Spinetta. Su inminente quinto disco, Fargüest, promete un paso más allá, esta vez a bordo de canciones propias.

Astillero
Pianista, arreglador y compositor, miembro fundador de la Fernández Fierro y artífice del Teatro y la Escuela Orlando Goñi, Julián Peralta es un agitador incansable que ha logrado sintetizar con la Orquesta Astillero toda la experiencia adquirida, siempre con la premisa de lograr un sonido actual y valiéndose de composiciones propias. Con tres discos editados (el último es Registros de Balvanera), Astillero suena como debe sonar una orquesta aquí y ahora: arriesgada y urgente. Una especie de banda oficial de un momento del tango que intenta hacer vivir al género su nueva era dorada.

Por Marcelo Pavazza

Glam Out

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

TOP DE NOTAS !