Argentina
México
España

 


Restós15/09/2014

¡Qué grande es el Chochán!

Mientras las cifras muestran un aumento sostenido del consumo de carne de cerdo en la Argentina, Chochán reivindica este animal y lo convierte en el protagonista de su carta. Un verdadero paraíso para los amantes del cerdo, en un lugar relajado y con precios all inclusive.

Con menos de seis meses de vida, la apertura de Chochán es sin duda una de las mejores noticias gastronómicas del año para los amantes de la buena mesa. Los socios Naiara Calviño (en los fuegos) y Luciano Vigevano, comandan este flamante reducto en pleno San Telmo, conMicaela Baum a cargo del salón. Estética despojada, mesas comunitarias y pizarrones que anuncian las opciones del día redondean un ambiente descontracturado.

Naiara (ex Aipim) aprovecha íntegramente el cerdo, transformando algunos cortes poco usuales en verdaderos manjares a fuerza de cocciones prolongadas y un excelente manejo de las especias.

Una buena idea es comenzar por algún trago directo, como un Garibaldi o Cynar Julep ($40), muy bien ejecutados por las manos Luciano, mientras se va pispeando en las paredes qué pedir.
De las entradas (todas a $45), nos gustaron mucho las manitas agripicantes ($45), con un dejo asiático que vuelve esa carne untuosa un manjar irresistible. Muy buenos también los riñoncitos (en punto óptimo) acompañados por unas diminutas y deliciosas papas provenzal. También hay paté de hígado, croquetas de papa y morcilla y, recién estrenadas, empanadas bolivianas de codillo con pebre, la clásica salsa chilena de tomate y cilantro.

La especialidad de la casa son lo sándwiches ($75/$80), que se sirven en un pan casero crocante y muy fresco, acompañamiento ideal para los suculentos rellenos. El de panceta braseada, crema de maní y zanahoria es sin duda uno de nuestros preferidos (no ya de Chochán, sino de Buenos Aires). Si sos de los que prefiere ir a lo seguro, te recomendamos el de cerdo deshilachado, repollo y barbacoa casera o la doble hamburguesa (de cerdo, por supuesto!). En la barra hay una muy buena variedad de salsas, excelente la de ají amarillo y también una picante de verdad, algo difícil de hallar en la ciudad.

La carta de vinos es corta pero bien armada, con opciones a partir de $100, como el Carinae Rosé de Malbec, hasta un Bramare Malbec 2010 a $270, si la idea es darse un gusto. También hay sidra R. Negra y buenas cervezas artesanales.

Con una impronta muy personal que se percibe en los detalles, Chochán rinde un sentido homenaje a los cortes menos apreciados del cerdo, haciendo gala de una excelente cocina a precios muy amables.Bolsillos y paladares, felices.

Sebastián Laffaye

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario