Argentina
México
España

 


Restós29/06/2014

L'adesso: ¡la mudanza le sienta bien!

Es uno de los más ricos restaurantes de BA donde comer la verdadera cocina italiana. Pero su ambiente no le hacía justicia, un local pequeño en el borde de Palermo. Ahora, mudanza mediante, L'adesso crece y amplia su convocatoria. ¡Felicidad!

Contemporáneo de una camada de restaurantes abiertos por expatriados que se enamoraron de Buenos Aires (o de alguna/o de sus habitantes), L’adesso abrió sus puertas hace cuatro años en una zona del off Palermo. Un lugar donde se comía delicioso, pero con un ambiente que quedaba por detrás de la genial comida. Ahora, L'adesso acaba de mudarse a un coqueto local más grande y cómodo que el original, con una ambientacióncanchera y elegante. Mesas y sillas puestas en blanco impoluto y una muy buena iluminación dan un aire íntimo ideal para una cena en pareja.

Leo Fumarola, alma mater de L’adesso, es oriundo de La Puglia, el taco de la bota. Su cocina es netamente italiana con fuerte acento en la calidad del producto y en la correcta utilización de las técnicas.

Para sentirse en Italia, ideal comenzar por los Antipasti, como laParmigiana del mare ($140), una suerte de pastel de berenjenas al horno de sabor muy delicado, perfecto para arrancar una cena invernal. Excelentes los Pulpitos ($150), servidos sobre una cama de lentejas y escarola.

La carta toma posición desde el vamos: risotti y pasta se sirve al dente. Los Fettucine al cacao con ragu de cordero ($160), un plato muy delicado, con el dejo apenas amargo que le da el cacao. De la pasta seca (Divella, así como el tomate de las salsas), nos gustaron mucho los Linguine con brócoli y langostinos ($145), aunque nos quedamos con ganas de unos ravioles de calabaza con manteca y salvia ($130), que quedarán para la próxima.

Las bajas temperaturas invitan a continuar por una Polenta con le spuntature ($150), un plato originario de Roma que lleva pechito de cerdo largamente cocido en tomate. O el pescado: Fumarola maneja bien el punto de cocción de los bichos del mar, y ofrece lo más fresco que consigue en plaza. Lo sirve al horno, envuelto en jamón o en croûte de pan aromático (ambos $150).

Ricos postres, entre los que se destacó una Panna cotta y un buen tiramisú, a tono con la italianidad del lugar.

Al mediodía, de lunes a viernes, hay menú ejecutivo con platos como ravioli di ricotta con salsa de tomate y berenjenas, polenta con polpette o penne rigate ai broccoli e pane tostado ($75 con postre y agua, $90 con copa de vino). La cava, vidriada y a la vista, amén de una buena selección de vinos nacionales (bodegas clásicas y boutiques desde $120 en adelante), esconde algunas perlitas como un Barolo, algún Chianti o un Lambruscoespumoso tinto de la Emilia Romagna.

Si bien la gastronomía italo-porteña abunda, no son muchos las posibilidades de disfrutar de la vera cucina italiana en la ciudad. L’adesso es una de ellas y bien vale una visita.

L’adesso
Oro 2047. Teléfono: 2077-7748.
Horario: martes a sábado de 20 a 24; martes a domingo de 12 a 15.

Sebastián Laffaye

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

TOP DE NOTAS !