Chef Invitado19/08/2014

Especial Ohno: bastones de pescados fritos picantes

Deliciosos: así son estos bastones de pescados, una de las muchas ricas recetas del libro De mar a mar, del chef Takehiro Ohno, donde resume su experiencia a través de los océanos Pacífico (cocina oriental y peruana) y Atlántico (cocinas españolas y argentinas)

Del libro De mar a mar, de V&R Editoras, te contamos hace una semana,en esta nota. Y lo repetimos: si te gustan los pescados y mariscos, tenés que comprarlo. Tiene recetas posibles de reproducir en el hogar, que dan resultados fantásticos, dignos de un restaurante.

Hoy, empezamos un especial de cuatro salidas, con recetas de este libro.La primera son estos bastones fritos.

Bastones de pescados fritos picantes.

Este plato, en la cocina asiática es equivalente a las alitas de pollo fritastan populares en Norteamérica. De todas formas, si resulta incómodo cortar el pescado con el espinazo, se pueden preparar perfectamente con bastones de filete sin espinas, para mayor comodidad de los comensales.

Ingredientes:

Para 4 personas
400 g de filetes de lenguado  (u otro pescado blanco) fresco limpios,  secos y con piel 
1 cda. de salsa de soja
½ cda. de sake (vino de arroz)
½ cda. de jugo de jengibre (rallado y exprimido con las manos)
120 g de maicena
1 ½ litro aceite de maíz  (u otro neutro para freír)
Sanshou (pimienta japonesa)

Procedimiento:

Cortar el pescado en tiras gruesas en forma diagonal y reservarlo bien limpio y seco. Preparar la marinada mezclando en un recipiente la salsa de soja, el sake y el jugo de jengibre. Colocar dentro los trozos de pescado y dejar marinar 20-30 minutos.
Calentar el aceite en una sartén. Tener preparado un plato con la maicena para rebozar. Retirar los trozos de pescado de la marinada y secarlos completamente con papel de cocina. Trabajando de a pocos trozos por tanda, rebozarlos en la maicena y freírlos en el aceite hasta que estén bien dorados por ambos lados. Servirlos calientes, espolvoreando encima un poco de sanshou o pimienta japonesa.

Nota: siempre que se reboza pescado para freír, este paso debe ser continuo. Nunca dejar todo rebozado esperando, ya que la humedad que todavía desprende el pescado absorberá el rebozado y el frito perderá calidad (esta recomendación es aplicable, en general, a cualquier fritura rebozada).

Glam Out

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

       

TOP DE NOTAS !