Argentina
México
España

 


Bares & Barras16/08/2006

Antares: la cerveza que se hizo bar

Si tomar una cerveza tirada es un placer, imaginate elegir entre ocho opciones diferentes: un verdadero lujo. Eso ofrece Antares. Y en estos días abrió su nueva casa, en el sur de Puerto Madero. Lejos de su Mar del Plata natal, pero cerca de las tardes porteñas.

De la Mesopotamia a Mar del Plata
Nacida en civilizaciones agrícolas (el pan y la cerveza son como hermanos, uno sólido el otro líquido, ambos nutritivos) como las mesopotámica y egipcia, la cerveza, se transformó en una de las bebidas más consumidas del mundo. Con un fuerte desarrollo industrial en nuestro país (que a veces termina escondiendo un origen de pioneros inmigrantes), hay cientos de productores que comenzaron con pequeñas partidas, y hoy algunos de ellos viven verdaderos días de expansión. Antares, con sede en Mar del Plata, es sin duda el principal representante de este fenómeno. Apoyando su crecimiento en ciudades del interior, desembarcó en la capital e hizo de su local de Palermo un éxito de público. Ahora, continuando con un vertiginoso crecimiento, acaba de abrir una nueva casa: Antares Puerto Madero.

De Palermo al río
En un paseo por Avenida Santa Fe, un amigo me contaba que en donde hoy está el shopping Alto Palermo, la zona más elevada del barrio (de ahí el nombre), supo estar instalada la fábrica de la cerveza homónima al barrio. Y lo que es más interesante aún, me comentaba que desde las instalaciones salía un caño que llevaba la cerveza fresca a un bar cercano. Aunque sería difícil confirmar esto, la idea es atractiva. Y fue la que me vino a la mente cuando me acerqué a conocer el nuevo local de Antares. Quizás porque el anterior (el primero que abrieron en la Capital) está también en Palermo, sobre la calle Armenia; tal vez porque con esta nueva casa en Puerto Madero (la octava de la marca, contando las que tienen en Bariloche, La Plata, Tandil, Mendoza, dos en La Feliz, y ahora dos en Buenos Aires) amenaza con transformarse en un verdadero pulpo marino con su cabeza en Mar del Plata. Quizás, también, porque uno se tienta en imaginar un caño (si dicen que van a hacer un oleoducto desde Venezuela a Argentina, ¿por qué no uno que traiga cerveza desde Mar del Plata?) que traiga las ocho variedades de cerveza que elaboran hasta Buenos Aires y a cada uno de los locales distribuidos en el país. Esa sería una buena obra pública.

Variedades del placer
El centro de la escena en cada Antares lo ocupan las cervezas. Y aunque parece una obviedad, es más complejo, ya que la cocina fuerza la competencia. No solo brillan la kölsch, scotch ale, porter, honey beer, cream stout, barley wine e imperial stout (las pintas de 500ml aprox. entre $11 y $13) , más algunas variedades temporales, sino que también llegan acompañadas de platos, tapas, sándwiches, muy bien pensadas para la experiencia cervecera. Por ejemplo, el gratén de provolone envuelto en panceta (una combinación explosiva, $11), los pinchos de molleja y papín asado con mayonesa provenzal (($11), como también los aros de cebolla ($12, ¿que extraña campaña a relegado tanto a los aros de cebolla frente a las rabas?), los pinchos de cordero con barbacoa de cerveza ($19) o las tiras de pollo con crocante de cereal ($18). Para los que quieran una cena más formal, hay platos como el cordero en cocción lenta de cerveza ($34), la cazuela de lomo ($24) o los ribs de cerdo ($32). Las porciones son abundantes, y si compartir la degustación de cerveza es una buena opción, también lo es armar una mesa grande y llenarla de distintas variedades de cerveza, tapas, porciones (así llaman a las papas fritas, aros de cebolla, rabas, etc.), y tablas.

El tamaño del lugar es imponente, con mesas, sillones y una terraza para cuando vuelva el calor. Los distintos tipos de cerveza se pueden pedir en una degustación que se presenta en una tabla, una al lado de la otra con textos explicativos (y a un precio atractivo: $14), si bien esta manera de beber hace que las mini pintas se calienten rápido. A la hora de elegir una, dependerá de cada paladar, pero a este cronista le gustó mucho la Imperial Stout (bien negra, potente, untuosa) y la Porter. También le gustó que el lugar abra al mediodía (a diferencia de su par palermitano), y que el happy hour comience a las 17hs.

Sur, cerveza y después
El local está junto a los cines de Puerto Madero y cerca de varias universidades privadas (¿no es bueno después de una clase de teología refrescarse con una buena cerveza Stout?), así que hay garantía de mucha gente rondando la zona. Para todos, Antares Puerto Madero se transforma en un lugar donde descubrir un mundo de cervezas.

Extra
En Antares se presentan cervezas estacionales, que suelen rotar cada dos meses. En este momento hay una muy interesante, la Altbier. "Es una cerveza de la familia ale de color cobre, brillante, con 5,5% de alcohol. Presenta un sabor limpio producto de un extenso período de maduración en frío. Tiene carácter leve a malta en el paladar y el bouquet, con la dosis de lúpulo justa para balancearla, que la hace fácil de tomar e ideal para acompañar platos típicos alemanes, quesos, carnes ahumadas y asadas" -adelanta el Brewmaster Leo Ferrari, socio de la firma.


Antares Puerto Madero
Alicia Moreau de Justo 1808
Tel.: 4315-6371
www.cervezaantares.com
Abierto mediodía y noche
Al mediodía hay menú ejecutivo
Todas las tardes, de 17 a 19hs. Happy hour 2 x 1

Glam Out

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

TOP DE NOTAS !