Etiquetas04/01/2014

Summer wines: 14 vinos para ganarle al calor

Volvió el verano, el termómetro estalla y se multiplican los encuentros para disfrutar de ricas comidas con amigos. En este plan, Glam Out te acerca una lista de vinos ideales para refrescar el paladar y combatir el calor agobiante, copa en mano.

La temporada de vinos frescos ya comenzó, con novedades interesantes para descubrir así como nuevas cosechas de etiquetas infalibles que valen la pena volver a probar. En esta selección de 14 vinos encontrarás blancos, rosados, espumantes y hasta una sidra que promete mucho. Y, como bonus track, algunos vinos dulces de perfil refrescante, que forman parte de una categoría que explotó en 2013 y que no podíamos dejar afuera.

LOS BLANCOS & ROSADOS

Casa Boher Sauvignon Blanc 2013 – Bodega Rosel Boher / $97
La Sauvignon Blanc es LA cepa veraniega por excelencia, por su perfil cítrico, floral y de refrescante acidez, difícil de encontrar en otros vinos. Este ejemplar es muy interesante ya que además suma un leve aporte de la barrica en la cuál se crió durante 3 meses, lo justo para darle un poco más de volumen y amplitud en boca, así como llenar de sabores tropicales tus tardes bajo el sol.

Pródigo Torrontés Selección de Mendoza 2013 / $72,5
No tiene nada que envidiarle a los de Cafayate, Salta, de donde suelen venir los mejores. Se elabora en el Valle de Uco, zona privilegiada para vinos blancos de marcada acidez y aromática floral, lo que marca a fuego su estilo. De paso muy liviano en el medio de boca, es una splash de frescura que se suma a su agradable perfume a peras, ananá y lychee. Muy piletero.

505 Rosé Malbec-Cabernet Franc – Bodega Casarena / $59
Lanzado en 2013, es el rosado más festejado del año. Si bien no es técnicamente un vino dulce, tiene un paladar muy amable para quienes escapan de los vinos secos, resultando muy fácil de beber. Un apto para todo público, que gustará también a los más avezados ya que su 30% de Cabernet Franc, la cepa de culto para los entendidos, le aporta una aromática perfumada y floral que cautiva. Su precio lo termina de volver un imbatible.

Las Perdices Malbec Rosé 2013 / $65
Esta bodega mendocina de pequeña escala siempre descolló con sus vinos blancos. Con una postura audaz y valiente frente a un mercado que demanda mayormente tintos, vienen apostando hace más de 10 años por elaborar etiquetas delicadas y llenas de sutilezas, lo que les valió el reconocimiento de los más especializados. Y no podés dejar de probar su rosado, que explota de fruta roja en nariz y deja perfumada toda la boca, aportando la frescura que esperás de este estilo de vinos, y que el calor te pide a gritos.

Don David Rosé Syrah-Viognier 2012 – Bodega El Esteco / $60
Es la versión Rosé del clásico blend del Valle del Ródano, en Francia, donde al potente Syrah (tinto) se lo co-fermenta con un toque de Viognier (blanco) para darle su nervio y frescura, así como un color muy brillante. En este caso, se elabora en Cafayate, Salta, e incluye un 5% de la cepa blanca, que aporta su aromática tropical así como sus perfumes a flores blancas, redondeando un rosado bien fresco, de cuerpo medio y precio amable.

Domaine Bousquet Grand Reserve Chardonnay 2011 / $120
Elegimos éste chardo porque conjuga los mejor de dos estilos usualmente contrapuestos: los muy untosos y de gran volumen, por su crianza en madera, estilo más californiano, con los más frescos y chispeantes, de perfil más cítricos y fáciles de beber, como los prefiere el consumidor joven. Este ejemplar logra un claro aporte aromático de la madera (coco, vainilla, manteca y avellana que vienen de su crianza de 10 meses en barricas de roble francés) pero al mismo tiempo logra ser refrescante y ligero en su paso por la boca gracias a la intensa acidez que le aportan las uvas de Gualtallary, con las que se lo elabora. Sus notas a manzanas verdes y peras en la boca, así como su volumen medio, lo vuelven ideal para acompañar una ensalada de langostinos, guacamole y otros platos frescos y algo untuosos que tanto salen en la mesa veraniega.

BURBUJAS PARA TODO EL VERANO

Sidra R. Negra by Bodega Casarena / $69
Es una sidra que definitivamente sorprende. Primero, por los perfumes que salen de la copa, que muestran complejidad de entrada, algo completamente nuevo para un sidra argentina, con notas que recuerdan a canela y a manzana. Segundo, por su elaboración: se hace con el método champenoise de segunda fermentación en la botella, como los espumantes y champagnes de mayor calidad. Y finalmente por su muy leve dulzor, nada comparable con lo que encontrás en las sidras más populares, lo cuál la vuelve muy refrescante y bebible en cualquier momento del día. Una rareza que además te dará tema de conversación.

Alfredo Roca Cuvée Especial Brut Nature / $110
Nada mejor que mitigar el calorazo con un rico espumante de perfil fresco y frutado, con un toque de complejidad y servido a unos reconfortantes 7°. Y el de esta bodega sanrafaelina, del sur de Mendoza, es uno de los mejor logrados en su franja de precios. Con una burbuja fina y chispeante que volatiliza aromas a frutas blancas como el durazno y cítricos como el pomelo rosado, es un excelente ladero para la pileta así como un acertado aperitivo.

Giménez Riili Brut Nature 2013 / $97
Otro ejemplar que va en la misma línea del anterior y que sorprende con una nariz muy perfumada, fresca y cítrica. Apoyado en una excelente relación precio calidad, tiene una delicadeza muy bien trabajada, al tiempo que no resigna su intensidad de espumante joven y cargado de frutas, entre cítricas y tropicales. Es de las etiquetas que, cuando la probás, querés acordarte cómo se llaman para volver a comprarlas. Hacé la prueba y después nos contás.

Gran Dante Brut Nature – Bodega Dante Robino / $250
Acá ya estamos en presencia de un señor espumante que, desde su precio y su perfil, se impone para ocasiones algo más formales, aunque sin resignar su carácter veraniego. Está elaborado con el método champenoise, que permite lograr ejemplares más complejos, pero que en este caso no lo hace a expensas de la expresión frutal, que está muy bien marcada y le aporta mucha frescura. Y es que la familia Squassini -dueña de la bodega- es una de las referencias ineludibles en este estilo de vinos, y se ha hecho muy conocida con su exitosa línea Novecento. Gran opción para el atardecer o para la previa de una rica comida con amigos que valoran los espumantes de calidad.

EXTRA: EL BOOM DE LOS VINOS DULCES
No es nueva la tendencia pero este año explotó como nunca antes. Tanto en grandes mercados como USA, así como en nuestro propio país, los llamados “millennials” (consumidores de 20 a 35 años) están revolucionando la industria del vino y volcándose como nunca antes a beber vinos en sus versiones más amigables y dulzonas, a expensas de la cerveza y los spirits, en una batalla entre categorías de bebidas que promete volverse cada vez más intensa. La ecuación es fácil de comprender: acostumbrados a tomar bebidas gaseosas desde muy chicos, este segmento encuentra en las etiquetas dulces un puente fácil de transitar hacia el mundo del vino, a diferencia del que proponen los vinos secos y tánicos, que requieren de un paladar más maduro. En Glam Out celebramos que esta tendencia se esté profundizando y que nuevos consumidores se sumen a las filas de esta apasionante bebida (siempre bajo criterios de consumo responsable, desde ya). Por eso te contamos hace un tiempo sobre la genial iniciativa de Wine Revolution y ahora te sumamos unos recomendados de este perfil, en el que hay cada vez más opciones para elegir. Aquí, cuatro buenos ejemplos:

Durigutti Moscatel 2013 / $70
Es uno de los grandes sucesos de 2013 en su segmento. De entrada te recibe con una aromática intensa pero elegante, con notas a frutas tropicales, maracuyá y lychee, que seducen a cualquiera que acerque su nariz a la copa, sepa algo o nada de vinos. Y en la boca se muestra muy refrescante, con un acidez muy bien equilibrada, que diluye la sensación dulce y lo vuelve muy bebible, hasta como aperitivo. Es EL vino para tomar en plan de pileta y amigos, apto para todos, original y refrescante en cada sorbo.

Norton Cosecha Tardía Tinto / $34
Su línea de vinos y espumantes dulces, tanto blancos como rosados, ya se ha posicionado como referente en su segmento, por lo que Norton decidió extenderla sumando su primer ejemplar tinto, siguiendo lo que sucede en mercados como USA, donde los sweet red son furor. Es un tinto de paladar dulce y fresca acidez que lo equilibra, donde predomina la fruta roja, tanto en su aromática como en su paso fluido por la boca. Tinto veraniego por definición, ideal para iniciar al que dice que no le gusta el vino tinto.

Navarro Correas Dulcet / $69
Su espumante seco es un hitazo que viene ganando mercado año tras año a base de un estilo joven, mucha fruta y elegancia, así como por el logrado diseño de su botella. En esta versión dulce, se reconoce la misma impronta de calidad y estilo, pero con una mayor carga de azúcar, ideal para acompañar el final de un brunch veraniego y postres frutados (evitar los que tienen chocolate, para los cuales queda mejor el vino anterior).

Etchart Gran Linaje Torrontés cosecha tardía / $84
Dentro de los vinos dulces, éste es más old school, ya que es un estilo que se viene consumiendo hace algunos años y pertenece a una franja de precios más elevada que los recién reseñados. Lo bueno es que a partir del boom de esta nueva tendencia, se han revalorizado y también están aumentando su consumo. Es un torrontés dulce, de una bodega que sabe elaborarlo como pocos, en la zona donde se dan los mejores ejemplares de esta cepa. De carácter meloso y con notas a frutas secas y tropicales, ostenta la misma virtud que toda la línea Gran Linaje: su equilibrio y elegancia, con un logrado balance entre fruta, acidez y dulzor.

Javier Menajovsky

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

       

TOP DE NOTAS !