Etiquetas08/10/2013

La revancha de Roberto de la Mota

Roberto de la Mota es uno de los grandes enólogos argentinos. En 2007, un accidente de autos casi lo mata. Pero no: hoy, en silla de ruedas pero lúcido y activo, de la Mota sigue haciendo grandes vinos y disfrutando la vida. Por eso, su última creación se llama Revancha.

Es necesario recordar que Roberto es hijo de Don Raúl, uno de los próceres de la vitivinicultura nacional. Pero no se trata acá de "hijismos". Roberto supo ganarse su propio nombre entre lo mejor de la enología del país, y fue la estrella que estableció a Terrazas de los Andes como una gran bodega de vinos de alta gama. Ya desde hace años se dedica a consultorías, pero también a sus vinos propios, con el proyecto Mendel. Y ahora, desde Mendel pero de manera paralela, saca dos nuevas etiquetas, que sin dudas serán más en el futuro. Esas nuevas etiquetas se llamanRevancha, y hacen referencia a que hoy, Roberto de la Mota, sigue allí, más allá de todo lo que pasó. Y no sólo sigue, sino que disfruta. Y lo demuestra haciendo estos nuevos vinos junto a su hijo Rodrigo, marcando la cancha. Como diciendo, "acá estoy, con mi familia, con mis vinos, con mi futuro, con mi presente".

Así, hace unos días, en Aldo's (estos nuevos vinos son distribuidos por El Garage de Aldo, el emprendimiento que lleva a cabo Aldo Graziani con su propio padre, desde donde distribuyen vinos de grandes enólogos), Roberto de la Mota presentó su La Primera Revancha (un Malbec 2011 a $185) y La Gran Revancha (un blend 2009 a $310). El primero, con uvas de Drummond, Pedriel y Altamira, con doce meses de barrica, es un Malbec elegante, frutado, con intensidad justa, bebible y disfrutable. Un Malbec que hace que uno diga, "che, qué rica que es nuestra variedad emblema... con razón tiene tanto éxito en el mundo...". El segundo ($310) es un corte dirigido por Malbec, y seguido por Cabernet Sauvignon y un toque de Petit Verdot, yes un gran vino, potente pero con taninos ya redondeados (por los 18 meses en barrica, por los años en botella), maduro y muy complejo, una de esas botellas que abren nuevos espacios en la cabeza de quien las prueba.

Esta revancha nos pone felices. Esta revancha merece levantar la copa y brindar por ella.

Rodolfo Reich

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

       

TOP DE NOTAS !