Argentina
México
España

 


Bartender07/10/2015

Habemus "gran bartender"

Después de más de dos meses de pruebas y desafíos varios, terminó el primer reality show dedicado a la coctelería que se hizo en Argentina. Y tenemos un merecido ganador, un amigo de la casa: Matías Bernaola.

Cuando comenzaron los rumores de que se iba a filmar un reality show de coctelería, varios miraron (seamos honestos, varios miramos) la cuestión con cierta desconfianza. La lógica de los reality usualmente se lleva por delante a la calidad de la propuesta, con sus telenovelones, llantos y peleas incluidos, todo guionado en la implacable búsqueda del rating. Pero luego, nos fuimos enterando de algunas cosas.

La primera en ser llamada fue Inés de los Santos, tanto como jurado como para ayudar en la definición de las pruebas y lógica de todo lo relativo a los trago. Esto, para los que conocen las barras y el mundo gastronómico, fue una suerte de garantía. Hay pocas personas en la profesión que tengan la seriedad de trabajo y la experiencia que tiene Inés. Luego, se sumó Cuco, freak number one de las barras, fanático de lo que hace, un incesante luchador por mejorar la coctelería argentina, con pasión y también con generosidad. Finalmente, se definió el tercer jurado, que por lógica televisiva debía estar por fuera del nicho coctelero. Y ese lugar, que era clave, lo ocupó alguien que también nos gustó: el bon vivant rockero y blusero Bobby Flores.

El gran bartender también marcó la cancha con otra característica que lo separa de otros realities: la mayor parte de los concursantes que pasaron el duro casting eran profesionales, en lugar de amateurs. Esto levantó la vara, y vimos pasar a lo largo de los distintos niveles a excelentes bartenders, de la talla de un Juan Luciani, de un Leo Massa, de una Meli Manhattan, que no sólo saben, sino que además trabajan en los lugares donde hoy va la gente y bebe grandes cócteles.

Así, el programa ganó en prestigio. Seguía siendo un reality, con lo que esa palabra implica, pero con un nivel de calidad asegurado.

Seguro cada televidente tuvo sus favoritos, y se habrá enojado con lo subjetivo de cada eliminación Lo cierto es que a lo largo de los meses y programas se fueron definiendo finalistas, hasta que de los 18 iniciales tan sólo quedaron dos: Maxi Salomón y Matias Bernaola, dos bartenders que -lo decimos con conocimiento de causa- saben trabajar muy bien, con seriedad, técnica y pasión. En el último programa, debieron preparar un cóctel para 50 invitados. Y ahí, Matías Bernaola logró llevarse los laureles.

Este El gran bartender contó con el auspicio de Bacardi, el famosísimo ron que, de hecho, es el más vendido del planeta. Y, como premio, Beranola se lleva $100 mil además de ganarse una recorrida por los mejores bares de Londres. Imaginamos la sonrisa que debe tener. Lo felicitamos a él, a Maxi Salomón y a todos los que pasaron por el programa. Todos los que mostraron que, detrás de un buen cóctel, hay alguien que lo piensa, lo hace y lo sirve.

Y brindamos. Con un cóctel, por supuesto. Por muchos El gran bartender más...

Rodolfo Reich

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

TOP DE NOTAS !