Argentina
México
España

 


Viajes12/12/2015

Gastronomía en Tailandia

Cuando emprendemos un viaje a Oriente abrimos una puerta hacia un universo lleno de nuevos estímulos. Es importante ir bien predispuestos para permitirnos experimentar con todos los sentidos. La gastronomía en sí misma es un viaje y el Sudeste Asiático una maravillosa oportunidad de explorar una inagotable cantidad de sabores, texturas y formas. En las siguientes líneas, te invito a hacer un viaje a Tailandia y a descubrir sus intensos sabores.

Tailandia se diferencia de los demás países limítrofes con una interesante fusión de propuestas. Siam, nombre de Tailandia hasta 1939, era una importante ruta comercial con Europa, Japón, India y países musulmanes. Fueron los portugueses quienes introdujeron el chile en el siglo XVI. Tailandia refleja muchos aspectos de esta influencia cultural y los tailandeses son gente orgullosa, creativa y apasionada. Su amor por la vida se refleja en el placer que sienten al comer y compartir sus alimentos. Es normal encontrar gente comiendo a cualquier hora del día en los innumerables puestos callejeros, carros y bicicletas que constituyen puestos móviles.

El arroz es el alimento básico más importante, seguido por el coco y la lima. Los utilizan de las formas más variadas. El principio básico de la cocina tailandesa es el equilibrio y los cinco sabores –amargo, ácido, picante, salado y dulce- se combinan de forma cuidadosa, a veces, en un solo plato.

Vamos a comenzar esta travesía distinguiendo la comida en dos variedades: picante y no picante. Esta clasificación conforma todo un capítulo ya que la gran mayoría de las personas que considera que come picante, descubrirá una nueva escala que le hará reconsiderar la efusividad al momento de ordenar comida. Si cuentas con un paladar muy sensible y lo picante no es tu especialidad, lo mejor que puede pasarte es viajar con un entusiasta de los chiles.

Hay platos sabrosos que no pican para nada y otros que se cocinan a base de una pasta pre-hecha que ya viene con chile, como es el caso del curry tailandés en sus variantes verde, rojo, amarillo, masaman, etc. En el caso de un restaurante gourmet donde preparan un curry casero, podrás disfrutar de los sabores exentos de ese intenso picor, sólo en caso que así lo solicites.

Una buena opción para comenzar el viaje es el clásico Phad Thai: se trata de unos fideos de arroz saltados con salsa de tamarindo, salsa de pescado o soja (en su variante vegetariana), huevo, brotes de soja y maní. Está disponible en sus variantes de pollo, camarones o vegetariano que puede incluir tofu. Se cocina sin picante.

Una forma de interiorizarnos más acerca de la gastronomía asiática, es tomando alguna clase. Allí, además de degustar diferentes platos, aprenderás cómo se logran esos sabores y los condimentos que deberás comprar en el mercado. Ello te preparará para la siguiente aventura: adentrarte en los puestos locales en busca de esos condimentos. En Tailandia hay cantidad de ferias y supermercados.

Si cocinar no es tu fuerte pero deseas continuar saboreando esos exquisitos platos cuando regreses a casa, podrías ir a un supermercado y buscar algunos sobres de condimentos para preparar rápidamente un plato tradicional. Encontrarás salsas agridulces para hacer un salteado de verduras o un sobre sazonador de Phad Thai, curries listos que hasta incluyen la leche de coco disecada.

Investiga: Pide platos diferentes cada vez. Sé aventurero, atrévete a explorar.

Disfruta: Hazlo durante toda la vivienda. La elección del plato, conversar con el mesero, tómalo como una experiencia de aprendizaje y hasta la espera se hará dulce y placentera mientras observas a tu alrededor los detalles decorativos, los hábitos de los comensales –si estás en un mercado o puesto callejero- y de paso repasar lo exótica de la aventura que estás viviendo.

Descubre: Puedes hacer el ejercicio de intentar descifrar qué condimentos tienen los platos. Con el tiempo irás agudizando tu paladar.

Aprende: Pregunta, mantén una actitud abierta y tu experiencia será maravillosa.

ShantiTur te invita a viajar con todos los sentidos, conectando con la gratitud: el regalo que es tener la posibilidad de disfrutar de un viaje de contrastes donde ampliamos nuestra mirada hacia un nuevo mundo de posibilidades. El encuentro con las personas con quienes viajamos y las que se presentan en el camino será una gran oportunidad de aprender y dejarnos inspirar por la experiencia para volver diferentes a como partimos.

www.shantitur.com

Fernando Reznik

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

TOP DE NOTAS !