Argentina
México
España

 


Spirits11/08/2016

Glenfiddich: un regreso muy feliz

La felicidad se multiplica por tres para los amantes de las maltas: Glenfiddich, la icónico destilería (es la mayor productora de whisky de malta de Escocia) vuelve a la Argentina con tres de sus etiquetas. Y anuncian que pronto llegará una cuarta.

En Escocia unas 100 destilerias elaboran los preciados single malts, es decir, esos whiskies exclusivos de cada destilería (no se mezclan con productos de otra), y que están hechos sólo a partir de cebada malteada (sin whisky de grano), agua, levadura y el poder irresistible de la barrica. Cada una de estas destilerías produce, en general, poca cantidad (el proceso de doble destilación que usan, en alambique de cobre, limita el volumen). Pero Glenfiddich es hoy con 15 millones de litros al año la número uno (compitiendo de igual a igual con Glenlivet). Pero no todos esos litros llegan a la botella, sino que gran parte se vende -como sucede siempre en Escocia- a otras marcas -propias y de la competencia- para elaborar los scotch blends, whiskies que mezclan maltas y granos de distintas destilerías.

Toda esta intro teórica, que podés tranquilamente obviar, es para contarte que Norton, a través de su División Comercial Premier (encargada de los spirtis), está trayendo al país el corazón principal del portfolio Glenfiddich, línea que incluye el best seller 12 años, el 15 años y el lujoso 18 años. Vale la pena recordar que Glenfidich es parte del grupo mundial William Grant & Sons, que también tiene la malta The Balvenie, además de otras espirituosas muy conocidas (¿te suenan el gin Hendrick’s, el ron Sailor Jerry, el Tequila Milagro y el whiskey irlandés Tullamore?), por lo que esperamos muchas novedades en los próximos tiempos. Por ahora, ya nos contaron que se viene el Glenfiddich 21 años a la Argentina.

Pero no nos adelantemos: ahora mismo, ya están estos tres Glenfiddich, motivo más que válido para brindar. Los tres ganaron medallas de oro en la última calificación del International Spirits Challenge (ISC), que además eligió a William Grant & Sons como “Destilería del Año”.

Tuvimos la suerte de probar los tres single malts junto al capo de Christiano Protti, un brasileño, embajador de la marca a nivel regional, y que conoce muchísimo de los whiskies de Escocia. Y te contamos qué nos parecieron:

Glenfiddich 12 años: es, nos cuentan, el single malt más vendido del mundo. Es frutado (como suelen ser todos los whisies de esta marca), pero para nada goloso (como también suele suceder en la marca). Por lejos el más ligero de los tres, se lleva muy bien con hielo como aperitivo cuando volvés del trabajo. En la presentación los probamos con un salmón ahumado (maridaje obvio de las costas escocesas) y funcionó a la perfección.

Glenfiddich 15 años: mi preferido personal, sube en intensidad, ganando también algo de dulzura (más frutos secos), pero de vuelta, sin empalagar, en especial gracias a un costado especiado que refresca. Se lo hace mediante un sistema especial, inspirado en la solera, donde un porcentaje de la mezcla original más antigua se guarda año tras año en en una cuba de pino Oregón. En un Rob Roy, iría genial

Glenfiddich 18 años: más serio, más maduro, con peso de los aceites de la madera, resiste todo y no se olvida. Este whisky se ganó medalla de oro, y se entiende por qué. Christiano recomienda beberlo junto con carnes o pescados ahumados, con algunos toques picantes, pero no hay dudas que va de maravillas con todo ese mundo estereotipado y aún así tan hermoso de los puros y los habanos.

Los precios arrancan en los $1300 hasta superar los $3000. Es un dinero.... Pero si sos amante de las maltas, tenés que tener una botella en tu colección personal.

Rodolfo Reich

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

TOP DE NOTAS !