Etiquetas14/09/2016

Dos tintos Ultra renovados

Los Ultra de Bodega Kaiken se modernizan. De expresión algo más clásica que el resto de sus vinos, que apunta a los consumidores que valoran la influencia de la madera en los vinos top, hoy vive una transformación donde busca reducir su protagonismo. El resultado son un Malbec y un Cabernet Sauvignon con el estilo de siempre pero más refrescantes y fáciles de beber.

Se trata de la cosecha 2014 de ambas etiquetas, que acaba de ser lanzada al mercado. Siempre fieles a su estilo, en el cuál se aprecian tanto la estructura, como la complejidad y un largo final, atributos construidos a base de taninos persistentes y firmes, aunque suaves y muy bien integrados, son vinos que no decepcionan al consumidor tradicional de etiquetas de alta gama acostumbrado a encontrar en ellas todo lo que le han enseñado las bodegas argentinas en los últimos años que un vino de éste nivel debe ofrecer: madera, concentración y una presencia de fruta madura que acompaña a las notas ahumadas y especiadas que le aporta su paso por roble.

Ahora que el paradigma ha empezado a cambiar (y por “ahora” nos referimos a lo que viene sucediendo en los últimos dos o tres años, que es el tiempo mínimo en el cuál se puede apreciar un cambio de tendencia en un producto con tanta inercia estilística como el vino), también empiezan a hacerlo estos vinos, los únicos que estaban más atados a éste perfil en el portfolio de una bodega que desde siempre coquetea más con la modernidad que con el clasicismo (y aún más desde la llegada de Rogelio Rabino al timón enológico).

Hoy los Ultra pueden describirse más por sus atributos de mineralidad, fruta fresca, elegancia y sensualidad, que por los cuales era reconocido hasta ahora, en los que la madera no desapareció pero si claramente ha pasado a un segundo plano. “Ultra Malbec y Ultra Cabernet Sauvignon son vinos en los cuales queremos que se exprese con fuerza el anhelo del equipo de enólogos de Kaiken por obtener y compartir la mejor expresión de los terroir de nuestras fincas”, comenta Rogelio Rabino, enólogo de la bodega, quien agrega “son vinos con mas frescura que las cosechas anteriores, 1/3 de los vinos se cría en barricas nuevas y los 2/3 restantes en barricas de segundo y tercer uso, lo cual contribuye a resaltar y potenciar los caracteres frutales.”

En un reciente viaje a la bodega pudimos comprobar que ésta tendencia se afirma en todos sus vinos, así como en los próximos lanzamientos y ensayos. Un camino sin retorno hacia vinos más ligeros, frescos y bebibles, que en su búsqueda de calidad ya no necesitan exacerbar los atributos que le otorga la madera francesa sino, por el contrario, el carácter único y diferencial que le ofrece su propio origen. Toda una declaración de principios que desde aquí acompañamos.

Los Ultra se consiguen en restaurantes y vinotecas a un precio sugerido de $280.

Javier Menajovsky

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

       

TOP DE NOTAS !