Argentina
México
España

 


Etiquetas06/12/2016

Nace un ícono: llega Nicola Catena

Bautizado en honor al fundador de Catena Zapata, se trata de una Bonarda con chapa de ícono, que viene a posicionarse en el tope de gama de la variedad en la Argentina. Nacido de un viñedo propio de más de 80 años, y elaborado por una casa productora acostumbrada a alumbrar grandes etiquetas world class, llega al mercado su primera cosecha.

La historia cuenta que Nicola Catena nació en Belforte del Chienti, Italia, en el año 1882, y que a sus jóvenes 20 años emigró a la Argentina en busca de un futuro mejor. Perteneciente a una familia viñatera italiana, su amor por el vino lo llevó hacia Mendoza donde plantaría sus primera viña a orillas del río Tunuyán. Ese fue precisamente el comienzo de todo lo que hoy conocemos sobre Catena Zapata. Un historia que de alguna manera atraviesa a todo el vino argentino.

Aún muy joven y por consejo de sus vecinos, Nicola comenzó plantando la variedad francesa Malbec pero al poco tiempo se inclina por la antigua variedad Bonarda que habían adoptado, a fines del siglo XIX los inmigrantes italianos. Cuentan que su cepa preferida fue siempre la Bonarda pese a que su hijo mayor, don Nicolás Catena Zapata, consideraba al Malbec como lo mejor que podía producirse en Mendoza.

Nicola Catena Bonarda 2013

Concebida como un homenaje a esta historia y al fundador de Catena Zapata, sus uvas provienen de una pequeña parcela dentro del viñedo Finca La Vendimia, ubicado en la localidad de El Mirador, en el sureste mendocino, a 750 msnm. Sus bisnietos, hoy a cargo de la empresa, elaboraron este vino a partir de plantas de 80 años de edad. Sorprendidos por la calidad del vino, decidieron lanzarlo al mercado bajo el nombre de su bisabuelo fundador.

Se trata de un 100% Bonarda que se fermentó con levaduras nativas y que tuvo un añejamiento de 18 meses en barricas de roble francés.

Recordemos que la Bonarda fue la variedad adoptada por los inmigrantes italianos a fines del siglo XIX, llegando a ser en los años 90 la uva tinta mas cultivada de Argentina. Es una variedad que se adapta a suelos livianos y necesita un ciclo vegetativo extenso, lo que significa que necesita climas algo más cálidos para madurar completamente y brindar toda su frutosidad.

De gran concentración y complejidad excepcional, despliega intensos aromas a fruta roja cocida, regaliz y especias verdes como orégano y tomillo, los que aportan un toque balsámico que le dá más carácter. En boca se amplifica, crece, explota de fruta pero con gran elegancia, mostrando un trazo algo aristiocrático. Es largo, larguísimo, dejando un interminable y agradable recuerdo.

Su precio sugerido es de $900 y se consigue en un puñado de vinotecas y restaurantes top tales como Terroir Casa de Vinos, El Pireo, The Pick Market, Soil Wines Buenos Aires, Pain et Vin, Armesto Almacen Porteño, DeBarricas Vinoteca, Guido´s Bar; San Paolo Pizza Buenos Aires y Cavas Wine Lodge de Mendoza. Comercializa de forma exclusiva Casa Pirque, la flamante división de vinos super top del grupo.

Con éste lanzamiento realizado en la bellisima Embajada de Italia en Buenos Aires, Catena Zapata renueva su profundo vínculo con la historia del vino argentino, la que bajó de los barcos con los inmigrantes pero que encontró aquí su lugar en el mundo, dando origen a uno de los terroir más interesantes del planeta.

Javier Menajovsky

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario