Argentina
México
España

 


Restós31/07/2017

Tetuán: street food marroquí, cerveza y mucha onda

Inspirado en los braseros de Marruecos, adaptado a un formato joven y bien palermitano, abrió Brasero Tetuán. Con 12 canillas de cerveza artesanal, un salón lleno de gradas y mesas comunitarias, junto con una propuesta de comida callejera muy bien lograda, promete convertirse en el nuevo atractivo de la zona para los que buscan divertirse y comer rico al mismo tiempo

El colorido mural del grafitero Cabaio Spirito en la fachada anticipa el espíritu urbano y descontracturado que se esconde algunos metros más adentro. Atravesando un angosto pasillo, la ciudad late distinto, marcando un contraste dificil de imaginar unos metros antes, donde reina la quietud de un rincón aún tranquilo de Palermo. Ese puente entre ambos mundos comienza en una barra de cocktails, cervezas y vinos por copa, que ofrecen un primer stop antes de lanzarse al interior del brasero.

Al atravesarlo, nos reciben un centenar de stencils realizados por el mismo artista de la fachada, que cuelgan del techo y cuyos diseños recuerdan a la bella y enigmática ciudad marroquí de Tetuán, de la cual lleva el nombre éste moderno gastropub. Continuando el recorrido, un pasillo desemboca en el corazón del lugar.

De magnitudes imponentes, un extenso galpón remodelado aparece ante la vista deslumbrando hasta al más pretencioso. En los laterales, se alzan mesas de madera imitando la morfología de las gradas de un estadio, pero dispuestas en desniveles desde los que se accede por pequeños escalones que marcan de forma simple el camino.

En el centro del salón una gran mesa de madera recorre el largo de Tetuán invitando a grupos numerosos a tomar asiento y compartir la cena con desconocidos, proponiendo un intercambio informal y cercano.

Llegando a la recta final de Tetuán se encuentra su principal atracción: un brasero vidriado donde troncos de quebracho son quemados constantemente generando una imagen hipnotizante. Detrás de éste, también a la vista, se impone un gran horno de barro desde el cuál salen las guarniciones, algunas con toques ahumados aportados por la madera de la cuál se alimenta.

Sus creadores son los primos Nicolás Wolowelski y Juan Martin Migueres, impulsores de otros emprendimientos como Benaim.

La Carta

Su carta merece un capítulo aparte. Para crearla fue convocado el reconocido chef Hugo Macchia, quien la diseñó bajo un meticuloso estudio de las costumbres, sabores y aromas marroquíes, concibiendo una carta que representa a la perfección los más deliciosos sabores del oriente beréber.

(N de la R: éste logro cobra un especial sentido al saber, hoy, que representó el último trabajo de Macchia detrás de los fuegos, debido a la triste noticia de su precoz partida).

Actualmente es el chef Ignacio García Lucero quien se ocupa de reproducir día a día las recetas de Tetuán.

Ideal para picar, Tetuán ofrece papas rústicas realizadas al horno de barro en 3 cocciones, consiguiendo de esta manera una textura crocante por fuera y suave por dentro. Las mismas vienen acompañadas por una salsa de romesco, apenas picante y una salsa tipo alioli. Son también un hit de la casa el hummus en pan de pita o fainá y la pasta de berenjenas ahumadas, más conocidas como Babaganoush ($80 por plato).

Llegando a los platos fuertes, las opciones corren por el lado de exquisitos pinchos de 150 gramos de carne cocida a las brasas, con opciones como pollo, cordero, carne molida u ojo de bife, cada cual marinado con diferentes especies y servidos entre panes también de elaboración casera, acompañados de diferentes ensaladas de inspiración magrebíes, tales como pepino, cous cous, granadas, etc, así como de una porción de papas rústicas ($150 cada uno).

Por ejemplo, el ojo de bife viene marinado con dátiles, mermelada de naranja, cilantro y chile, servido en pan pita con una ensalada criolla marroquí de tomate, cebolla, perejil y cilantro. El pincho de pollo viene marinado con sweet chili, comino, perejil, cilantro, cebolla y especias servido en pan de pita con ensalada de pepino, granadas, canela, aceite de oliva, jugo de limón y miel y el pincho de carne molida viene marinado con perejil, cebolla, zanahoria, zuchini, curry y ajo en polvo, acompañado con una salsa de alioli, ensalada criolla marroquí servido en pan de pita.

Los vegetales que acompañan cada selección de carne son cocidos al horno de barro y se pueden complementar con un excelente hummus y pan de fainá, creando así una combinación de aromas, sabores y colores muy atractiva.

Para aquellos que prefieran no consumir carne se puede optar por el plato de Vegetales, conformado por variedad de vegetales de estación con cous cous con pesto marroquí decorado con salsa alioli, todo realizado dentro del horno de barro. Los vegetales utilizados varían según la oferta del mercado utilizando únicamente los productos más frescos.

Su modalidad es de autoservicio y un gran proyector que se enciende únicamente en oportunidad de eventos deportivos y sociales muy convocantes, acentúan la idea de combinar amigos y gastronomía en un ambiente distendido y sin etiquetas.

Una opción distinta que adopta una propuesta gastronómica original en un ambiente moderno y descontracturado.

Tetuán Brasero Marroquí

Ravignani 1780

Abre de lunes a jueves de 18:00 a 00:30, viernes y sábados de 12:00 a 2:30hs y domingos de 12 a 00:30hs

Happy Hour de cerveza todos los días de 18:00 a 20:00hs. Precio de la pinta: $55, luego $85.

Sólo efectivo

Precio promedio: $250

Instagram: @TetuanBraseroMarroqui

Facebook: /TetuanBraseroMarroqui

Javier Menajovsky

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

TOP DE NOTAS !