Argentina
México
España

 


Etiquetas09/08/2017

Lejanamente Juntos, los vinos de autor de Trivento

La bodega de capitales chilenos y corazón argentino Trivento sigue expandiendo su portfolio de pequeños grandes vinos, que nacen dentro de su imponente estructura como si lo hicieran en una pequeña bodega de culto. En éste caso se lucen con dos nuevos blends, donde confluyen diferentes terroirs, enólogos y cepas, dando lugar a dos de los vinos más interesantes del año.

Con la firma de los enólogos Enrique Tirado y Victoria Prandina, casi como si se tratara de un proyecto personal que les pertenece, Trivento acaba de lanzar Lejanamente Juntos, una nueva línea de vinos ultra premium nacidos en Mendoza que busca ubicarse apenas por debajo del vino top de la bodega, el Eolo, también elaborado por la misma dupla enológica.

Se trata de dos vinos, uno blanco y uno tinto, que se alejan de las fórmulas más transitadas y plantean (nuevamente) un paso audaz e innovador en una bodega que se caracteriza por su gran tamaño. Vinos que apelan a un perfil muy fresco, super bebibles y con gran personalidad, donde se nota que le han dado mucha libertad a sus creadores para conformarlos.

El lanzamiento es coherente con el perfil de calidad que ha demostrado tener la bodega en sus líneas más masivas, donde logran reproducir a gran escala etiquetas que parecen producirse en pequeños volumenes. Una apuesta que se renueva con estos nuevos vinos de partidas limitadas.

Tirado & Prandina

De nacionalidades chilena y argentina respectivamente, esta dupla de winemakers se conoce hace tiempo. Enrique Tirado es uno de los principales enólogos de Chile, donde dirige nada menos que Viña Almaviva, un proyecto vitivinícola fundado por la local Concha y Toro (propietarios de Trivento) y la bodega francesa Baron Philippe de Rothschild en el año 1997, la cuál dirige desde hace más de una década. Allí elabora uno de los vinos íconos trasandinos, Don Melchor, en co-autoría con Patrick León, Director Técnico de Château Mouton Rothschild, ambos grandes expertos en Cabernet Sauvigon, conocedores de dos de los terroir donde mejor se dan en el mundo.

Y por el otro lado, la mendocina Victoria Prandina, a cargo de elaborar el Eolo, vino ícono de Trivento, quien se viene formando con Tirado desde sus comienzos en la bodega en el año 2006, donde su estilo sensible y reflexivo aporta finesa y delicadeza a sus vinos.

Esta vasta experiencia de ambos y el mutuo conocimiento durante más de 10 años, generó un espacio de creatividad y libertad de donde surgieron estos nuevos vinos.

Los vinos

Lejanamente Juntos, en su versión blanco, es una cosecha 2016 de Semillón de un viejo viñedo de Luján de Cuyo plantado en 1912, de sólo 3 hectáreas, que aporte el 80% del blend, junto con un 20% de Sauvignon Blanc de San Pablo, Tunuyán, en el Valle de Uco. El Semillón le aporta delicadeza, mucha fruta blanca y un atractivo volumen en la boca, junto con notas cítricas como el lemongrass y algo de jengibre. Por su lado, el Sauvignon Blanc de Uco le entrega todo lo que se espera de él: una acidez vibrante, mucha frescura y trazos minerales que lo terminan de equilibrar y completar. Su perfil ecléctico lo vuelve compañero ideal de platos grasos como la mollejas, aunque también se disfruta sólo, como aperitivo. El reconocido crítico James Suckling le otorgó 91 puntos, valuación con la que coincidimos.

De producción extremadamente limitada (sólo 1000 botellas), se consigue a $390.

El tinto es un blend de Malbec de Lujan de Cuyo (60%) y Cabernet Sauvignon de Tunuyán (40%), de la cosecha 2013. De joven complejidad, fluye ligero al ingresar en la boca y crece sin parar, hasta fundirse en un largo final lleno de frutas y algo de especies, aportadas por su guarda en barrica de roble francés durante 18 meses. Su lejana golosidad aportada por el Malbec, se fusiona a la perfección con la frescura del Cabernet de zona fría que lo acompaña, en un logrado equilibrio. Super jugoso, se deja beber y beber.

Esta cosecha recibió 93 puntos del crítico de vinos James Suckling, de la que existen sólo 2850 botellas a un precio sugerido de $650.

Una nueva propuesta que logra acortar la distancia y celebrar la alianza natural que nos une con el pais trasandino a la hora de hacer grandes vinos.

Javier Menajovsky

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario