Argentina
México
España

 


Propuestas30/10/2017

La sidra se reinventa

La sidra tirada, una bebida que resurge de la mano de los millenials, para todas las épocas del año

Un grupo de jóvenes entra a un bar, se acomodan en la barra y piden unos chops de sidra tirada. La postal, que podría retratar cual happy hour de algún bar de Londres, sucede a pocas cuadras del Obelisco, el símbolo de la porteñidad al palo.

Buenos Aires es una ciudad cuyo circuito de bares siempre se nutrió de nuevas tendencias llegadas del exterior. Por eso no resulta tan extraño encontrar bares y restaurantes que incluyan en sus cartas a la sidra escapándole al ritual de ser bebida únicamente en época de fiestas.

Este producto, que tiene como principal protagonista a la manzana, atraviesa un proceso de transformación que permitió que -en los últimos años- surgieran nuevas propuestas orientadas a ampliar los momentos de un consumo en una categoría que encuentra su pico máximo en los meses de noviembre y diciembre.

Con esta evolución, el consumidor tiene la posibilidad de encontrarse con novedosas propuestas a la hora de beber sidra. En presentaciones como la que se sirve directamente tirada de barril, en porrón, o en vaso con hielo, este producto es cada vez más frecuente en propuestas gourmet.

En este sentido, la sidra 1888 es una de las más representativas de esta movida gastronómica. Está elaborada en el Alto Valle de Río Negro, con manzanas cosechadas a mano en parcelas especiales donde la naturaleza hace su mejor trabajo. El blend resultante es equilibrado, único y especial en cada cosecha. Además posee 5% de alcohol (un poco más que las demás sidras del mercado). Cuenta con una fresca fragancia, notas frutadas y pequeñas burbujas que aumentan el disfrute de su sabor. Es rica, dulce y con ciertos destellos de refrescancia. Es ideal para un momento de distensión durante la tarde o para maridar una cena porque acompaña armoniosamente entradas y platos principales y se convierte en una aliada al momento del postre.

La Argentina es uno de los mayores bebedores de este producto a nivel mundial, con países como Reino Unido, Sudáfrica, Estados Unidos y Australia. Allí la sidra se ha transformado en “la preferida” por los jóvenes que buscan escapar de “lo conocido” y “lo habitual” en bares y reuniones sociales. En presentaciones individuales (en botellas de 340cc) y diversas etiquetas, las marcas internacionales redoblaron su apuesta por el mercado a la caza de nuevos consumidores.

Glam Out

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario